Huggies y lo que la publicidad puede llegar a ser

Hacía mucho tiempo que no escribía en el blog. Por dos motivos, el primero y fundamental que tengo mucho trabajo –afortunadamente– y aún no he conseguido tomarme el blog como parte de mi trabajo y mi branding personal. A la vista está. Y segundo que no hay muchas cosas que llamen mi atención en los blogs, newsletters, webs, etc. que consulto habitualmente. Veo más o menos ingenio pero no hay nada que me erice los pelos de emoción, por decirlo de la forma más literal que se me ocurre. A menudo tengo la sensación de que son otra campaña, otra acción más, pero que realmente no marcan la diferencia y van al gran saco de “cosas que se hacen por ahí”. Y pienso que si no marcan la diferencia muchas veces no hacen sino conseguir su primer objetivo, el que sea que haya planteado el cliente, y por supuesto añadir una gota a la imagen de la marca. Pero sin influir de una forma decisiva en ella. Algo que se puede hacer con publicidad pero también con una buena estrategia de contenidos. ¿Para qué narices sirve la publicidad si con un contenido regular, bien enfocado, se pueden lograr los mismos objetivos?

Pero el otro día descubrí esta acción de Huggies en el blog Una pausa para la publicidad de mi querido Odilo Montero. Madre mía, esto sí. Si no lo has visto ya no te lo cuento, dale al play y luego hablamos.

Campaña Huggies "Pregnant Dads"

Yo soy padre, así que este es un insight brutal para mí. Pero creo que lo es para cualquier ser humano que merezca al adjetivo “humano”. Y como publicitario me parece el camino a seguir. Una acción que contribuye a mejorar el mundo sin evangelizar ni vender grandes palabras o la imposible positividad permanente. No solo conectan con una realidad para cualquier padre, sino que además crean un producto que toda clínica que se dedique a las ecografías para embarazadas podría tener. Imagínate ir a hacerte una ecografía 4D y que te regalen esta experiencia maravillosa. Y por supuesto ayuda al padre a entrar de una manera preciosa en la experiencia del embarazo, animándole a implicarse en la gestación y en la crianza que está por llegar. Para mí, eso es hacer un mundo mejor a través de la publicidad. Y no hay ninguna disciplina de marketing que pueda sustituirlo.