¿Cuál es tu ‘hatemark’?

Cuando Kevin Roberts, CEO de Saatchi & Saatchi, publicó Lovemarks, The Future Beyond Brands en 2004 las agencias de publicidad tuvieron una nueva promesa que vender a sus clientes: vamos a convertirte en una “love brand”. (algunos de) Los clientes se emocionaban ante esta promesa lógicamente, como si una agencia fuera capaz de lograr tal hazaña. El término ya está en desuso, afortunadamente, hasta hoy en el que lo rescato para lanzar una nueva idea: si se puede llegar a amar una marca, también se puede llegar a odiar. 

Si una lovemark es esa marca que defenderías, que llevarías en una camiseta con orgullo, con la que te identificas (Apple, Coca-Cola o Harley-Davidson son sin duda lovemarks globales), una hatemark es justo lo contrario. No la llevarías en una camiseta, la atacas siempre que tienes oportunidad… En definitiva, la odias. Porque no percibes valor añadido en sus productos, porque no ves pasión sino interés en lo que hace la compañía, porque has tenido una mala experiencia con uno de sus productos o servicios… Las petroleras y las compañías de telefonía, por ejemplo, suelen tener detractores apasionados. 

Yo mismo tengo unas cuantas hatemarks pero sin duda la que se lleva la palma es Movistar. No puedo con ella, todo lo que hace me molesta. Pero lo que me gustaría saber es ¿cuál es tu hatemark y por qué?

marca movistar