Un agujero valorado en 100.000€

Y no es la vagina de Gisele Bündchen sino un boquete en la pared que se ha vendido en la primera jornada de ARCO. La obra es de Juan Muñoz, se llama “Esperando a Tom” y data de 1989. Parece ser que la galería londinense Faggionato, sabiamente, solo ha expuesto esta obra en el espacio que ha alquilado y en pocas horas la ha vendido por 100.000€. Por ese módico precio el comprador se lleva unos planos para hacer el agujero en su casa, o donde prefiera que para eso los ha comprado, y un certificado del artista.

Tom-and-Jerry-0

Podéis ver la obra en la web de El País.

Evidentemente esta noticia abre todo un debate sobre los límites del arte -que no tiene porqué tenerlos- y de la estupidez humana -que tampoco los tiene-. Lo primero que he pensando es que es una tomadura de pelo, pero luego he reflexionado y he llegado a la conclusión de que nadie paga esa cantidad de dinero por nada. Seguramente el resto de la magnífica obra de Juan Muñoz, podéis ver parte aquí, justifica que esta en concreto se haya llevado a cabo y además tenga ese precio. Vamos, que no es lo mismo que yo intente vender un agujero en la pared a que lo haga Juan Muñoz igual que no es lo mismo que Diesel haga un video con una antigua peli porno a que lo haga una charcutería de barrio.

La verdad es que yo no lo veo muy original si no es porque es obra de quien es. Hay stickers y vinilos para habitaciones infantiles con madrigueras de malditos roedores e incluso hay quien se hace el agujero en casa directamente. Tampoco el título, “Esperando a Tom”, me resulta original ni me invita a la reflexión. Eso sí, me encanta la osadía de vender esta obra, tal vez resida ahí su auténtico valor.

¿Qué opináis? ¿Os gusta “Esperando a Tom”? ¿Creéis que vale lo que cuesta?

Anuncios