Un agujero valorado en 100.000€

Y no es la vagina de Gisele Bündchen sino un boquete en la pared que se ha vendido en la primera jornada de ARCO. La obra es de Juan Muñoz, se llama “Esperando a Tom” y data de 1989. Parece ser que la galería londinense Faggionato, sabiamente, solo ha expuesto esta obra en el espacio que ha alquilado y en pocas horas la ha vendido por 100.000€. Por ese módico precio el comprador se lleva unos planos para hacer el agujero en su casa, o donde prefiera que para eso los ha comprado, y un certificado del artista.

Tom-and-Jerry-0

Podéis ver la obra en la web de El País.

Evidentemente esta noticia abre todo un debate sobre los límites del arte -que no tiene porqué tenerlos- y de la estupidez humana -que tampoco los tiene-. Lo primero que he pensando es que es una tomadura de pelo, pero luego he reflexionado y he llegado a la conclusión de que nadie paga esa cantidad de dinero por nada. Seguramente el resto de la magnífica obra de Juan Muñoz, podéis ver parte aquí, justifica que esta en concreto se haya llevado a cabo y además tenga ese precio. Vamos, que no es lo mismo que yo intente vender un agujero en la pared a que lo haga Juan Muñoz igual que no es lo mismo que Diesel haga un video con una antigua peli porno a que lo haga una charcutería de barrio.

La verdad es que yo no lo veo muy original si no es porque es obra de quien es. Hay stickers y vinilos para habitaciones infantiles con madrigueras de malditos roedores e incluso hay quien se hace el agujero en casa directamente. Tampoco el título, “Esperando a Tom”, me resulta original ni me invita a la reflexión. Eso sí, me encanta la osadía de vender esta obra, tal vez resida ahí su auténtico valor.

¿Qué opináis? ¿Os gusta “Esperando a Tom”? ¿Creéis que vale lo que cuesta?

Anuncios

Los 8 consejos de Kurt Vonnegut para escribir una buena historia

Hay un blog que adoro: Brain Pickings. Está dirigido por la curadora/editora Maria Popova (@brainpicker), habla de literatura, arte y creatividad y no hay día que entre en el blog en el que no encuentre algo interesante y enriquecedor. Lo último que he descubierto son los 8 consejos para escribir una buena historia corta del escritor Kurt Vonnegut.

Kurt Vonnegut (1922-2007) es uno de los escritores norteamericanos más importantes del siglo XX. Su novela más conocida, al menos por mí, es Matadero 5. Vonnegut era un enamorado de la ciencia ficción y, sobre todo, de encontrar el humor en todo como forma de evasión a su escepticismo absoluto.


En este vídeo Vonnegut relata con su propia voz sus 8 consejos para escribir una buena historia corta. Son, a mi parecer, muy acertados y totalmente aplicables al storytelling publicitario. ¿Por qué? Porque las narraciones publicitarias son, la gran mayoría de las veces, cortas. Y porque a menudo se olvidan criterios básicos como la sencillez o el respeto por la audiencia. Ahí van los 8 consejos, espero que os sirvan tanto como a mí:

1. Utiliza el tiempo de un desconocido total de forma que él o ella no sienta que ha perdido el tiempo.

2. Dale al lector al menos un personaje al que pueda apoyar emocionalmente.

3. Todos los personajes deberían querer algo, aunque solo sea un vaso de agua.

4. Todas las frases deben hacer una de estas dos cosas — desvelar al personaje o avanzar en la acción.

5. Empieza tan cerca del final como sea posible.

6. Sé sádico. Da igual cuán dulces e inocentes sean tus personajes principales, haz que les ocurran cosas terribles para que el lector pueda ver de qué están hechos.

7. Escribe para satisfacer solo a una persona. Si abres una ventana y haces el amor al mundo, por así decirlo, tu historia cogerá neumonía.

8. Dales a tus lectores tanta información como sea posible tan pronto como sea posible. A la mierda con el suspense. Los lectores deberían tener tal comprensión de qué es lo que está ocurriendo, dónde y cómo, que deberían de ser capaces de terminar la historia por ellos mismos si las cucarachas se comieran las últimas páginas.

Kurt Vonnegut

Otros valiosos consejos sobre narración recogidos en Brain Pickings que te pueden interesar:  los 6 consejos sobre escritura de John Steinbeck, los 10 mandamientos de la escritura de Henry Miller, las 30 creencias y técnicas para la prosa y la vida de Jack Kerouac y las 8 normas de la escritura de Neil Gaiman.

Foto: Fred R. Conrad/The New York Times

Steampunk: robótica y cibernética imposibles en la revolución industrial

En ciencia ficción hay quien imagina el futuro, pero también hay quien reinventa el pasado. Precisamente esa es la base de la corriente retrofuturista “steampunk”. Yo no conocía el concepto -“¡imposible!” pensarás, pero te digo la verdad- aunque en cuanto vi la primera imagen supe a qué se refería, para eso leo y veo todo lo que me echen a la cara.

El steampunk surgió como un subgénero literario derivado del cyberpunk a finales de los setenta y principios de los 80, inspirado en “La Máquina del Tiempo” de H.G. Wells y las novelas de Julio Verne. Se refiere a una época que nunca existió, enmarcada en la era victoriana y la revolución industrial,  en la que se aplica aquella tecnología a la robótica y la cibernética. Lo más curioso es que en estos 30 años ha pasado de subgénero literario a convertirse en una subcultura, con fiestas temáticas, propuestas artísticas, cómics y un largo etcétera.

steampunk
steampunk

Yo haciendo memoria me he dado cuenta de que la primera vez que tuve contacto con el género fue con la película “Wild Wild West” de Barry Sonnenfeld y con los cómics que completan “The League of Extraordinary Gentlemen” de Alan Moore. Luego me lo he encontrado muchas veces, por ejemplo en el viaje al pasado que hacen los personajes del cómic Runaways (creados por Brian K. Vaughan, aunque en esta etapa el guionista era Joss Whedon).

steampunk, runaways, gert, siglo XIX, joss whedon, brian k. vaughan

Los padres de Gert preparándose para la batalla en Runaways

Imagina esta subcultura aplicada a una campaña, o mejor aun, a una película o una serie española. Seguro que hay mucho que investigar en la revolución industrial española, con la primera república, la restauración de la monarquía y los golpes de estado un día sí y otro también. ¿Alguien se anima?

Fotos: V&A Steamworks, topgold y Marvel Comics Group. Y puedes ver muchas imágenes chulísimas, pero con derechos, buscando “steampunks” en Google.